28.4.08

the white leather armchair

Once upon a time there was a white leather armchair in one corner of a living room of a small student apartment, where Mr. and Mrs. Román spent their time each day before and after school.

One night he happened to end sat in the white leather armchair after letting his being interact with pink elephants. On board of an empty and transparent Air India Boeing 777, together with the captain and Mr. and Mrs. Román, they traveled across Asia, crossing the Himalayas, between India and Nepal, above the Pokhara Lake towards Kathmandu. Cabin depressurization. Free fall. Symbiosis.

When Mr. a Mrs. Román left, in search of their dreams, nothing was left behind. Only an empty student apartment with the white leather armchair in one corner of the living room. Rumor has it that the white armchair was waiting for him. He found it there before a farewell party, surrounded by silence. He dived again into its embrace. It was his.

She gave him a ride home after the party. She sat on the white leather armchair in the corner of a small bedroom in a big house on the outskirts. He fell for her shy smile. He fell for her smooth breath. He fell for the shine on her eyes. Looking at her, sitting on the white leather armchair, he fell for her. But he never said.

He loved her later, but never shared with anyone the tickling. Not even her. Never shared that when he saw her comfortably sat on the white leather armchair he went back to Asia, to the Himalayas, to India and Nepal, to the Pokhara Lake and Kathmandu. He flew again. But not alone, she was by her side. They fell together. For the first time, he felt love. But he never said. Maybe he did not know.

Time passed and they missed each other. Crossroads, u-turns, and no outlets. He could still see her sat on the white leather armchair. White leather armchair that moved once, twice, thrice. White leather armchair that embraced other people. White leather armchair that made him forget. White leather armchair that went away, forever.

But forevers are not, and one day, when he had already said goodbye, the white leather armchair was back in the corner of a small bedroom in a small house, his. And every night, before falling sleep, he closed his eyes and wished she was there, sat on the empty white leather armchair...

24.4.08

written words

- It was what you wrote...

Her words crossed her heart like two hundred and thirty seven pins. Heart beat. Bloody geysers. Then the flood. Diving in a red that fades to find himself surrounded by all those things he thought he knew. He did not. He did now.

All those written words arose from within. Some of them from his heart. Some of them not. He had been using himself to fight his fear. His fear for love. The one he once found. The only one which would never go away. Forever seems always too long. It is not. But it does not come alone. Splashed with insecurities. He finally understood the wrinkles in his stomach. It was her. Just her. Written words hurt. They do because of their shade. Some are getaways. Get away from those. Some are not. Those are the ones. Smiling heart.

Only then he compelled himself to breath before writing. Inhale. Exhale. He could not take it anymore.

- I am sorry, and I am afraid...

Writing not as a getaway. Writing as a way to a source eight minutes and thirty one seconds away. Time machines and randomness. He did not need his written words anymore to justify himself. He was happy. Ready to be weak. And to melt.

20.4.08

Fierce Insects

They had not looked at each other for over a year. They had seen each other, though. Unfortunately seeing hurts. Time shapes feelings. It does not sweep them away.

He woke up early and everything he did was waiting for her. Had a long lasting shower. Listened to the game on the radio. Read a traveling magazine. Random useless things.

She missed her turn the first time she went by.

"Hello," she quietly said.

"Hello," now, that was slightly awkward. "Welcome to my house."

One year has three hundred and sixty five days. That is eight thousand seven hundred sixty hours. That is five hundred twenty five thousand six hundred minutes. That is thirty one million five hundred thirty six thousand seconds. Enough. Enough time to hate each other. Enough time to love each other. Enough time to feel yellow, red, blue. Letters never written and letters that should have never been.

"Are you hungry?"

"Of course."

He clumsily cooked without paying attention to what he was doing. A little bit of this, a little bit of that. They were able to dribble the initial awkwardness. Other people's issues, beers and boobs. That always works. The food was good, so was the company.

Time stretched. Urgency committed suicide and they decided to walk together to the ice cream parlour. Randomness kept them comfortable, as they would have always been if they had known better, if he had known better. Sunshine kisses. Breeze caresses. Chocolate, mocha, strawberry, cappuccino, and movie quotes.

They walked to the park and sat down under the shadow of a generous smiling tree. It only happened after she was attacked by a fierce insect he bravely fought with.

"I was really mad at you..."

Only then, it was their hearts who were talking. Only then, they were ready to listen. Only then, they were able to look at each other far from the mouth of the river they once descended.

"Can I hug you?"

"No."

His foot was bleeding from the fight. His heart was not, anymore. She was sad, she was happy. Before they decided to walk back he asked again.

"Yes."

After their rise they went back to the reign of randomness.

"I will see you soon."

"Yes."

He walked back. A smile drawn on his face. The smile of a triumphant soldier after scaring a fierce insect away. He imagined her smiling as well. Sometimes it is easier that it seems. And better with ice cream.

19.4.08

10 confesiones al azar (revisitadas)

1. Hace un sinfín de veranos, junto a un primo cada vez más lejano y un amigo que ya no lo es tanto, por no decir nada, nos dedicamos a explotar un número indeterminado de petardos en las bocas de un número indeterminado de sapos que estallaron en un número indeterminado de pedazos.

2. Nunca fue nuestra intención pero, junto a dos amigos, consideramos la opción de, por las molestias, asignarnos un sueldo por organizar una fiesta de San Juan. Finalmente no sucedió, y, la verdad, me alegro de que así fuera.

3. He sido infiel de pensamientos y, casi, de manifiestos.

4. Sí hay algo que me saca de quicio, aunque siempre negaré que tal cosa existe. ¿El qué? Eso serían dos confesiones en una, ¿cierto?

5. Cierto día me probé todos y cada uno de los pantalones de mi hermana para descubrir que marcar paquete, a pesar de lo interesante del colorido del ente opresor, no iba conmigo. Desde entonces, mes arriba, mes abajo, visto siempre pantalones cortos y/o anchos. Vuelta y vuelta.

6. El primer beso en la boca se lo di a una niña de nombre Alicia, yo tenía cuatro años, ella tenía cuatro años. Su hermana, a la que le gustaba enseñarme las bragas, tenía seis. Al año siguiente se fueron de Barcelona a Sevilla y mi corazón se rompió. Llevo el resto de mi vida buscando pegamento.

7. Me he enamorado cuatro veces, de cuatro personas diferentes, y sigo enamorado de todas y cada una de ellas, lo que me permite afirmar que el amor, tal y como yo lo entiendo, no tiene nada que ver con todas esas otras cosas que inundan las aguas de telenovelas, comedias románticas, tomates y otros pozos varios. En realidad, sólo una de las veces fue un amor ridículo, inconveniente, apasionado y no-puedo-vivir-sin-ti. Y lo dejé escapar.

8. Robé una moto para recorrer los doce quilómetros que separaban el pueblo en el que me encontraba, de cuyo nombre no quiero acordarme, y Zorita del Páramo. La robamos entre tres, uno de Barcelona, uno de Madrid y una de San Sebastián. Tuvimos un pequeño accidente sin más. Bocadillo de San Sebastián. Dejamos la moto en un puente donde su dueño no tendría problema alguno para encontrarla. Dejamos también quinientas pesetas por las molestias. Fue uno de los veranos más productivos de mi vida.

9. Pues sí, durante mi emancipación sexual fui capaz de atrocidades tales como hurtar preservativos a mis padres y asfixiar con ellos mis tempranas erecciones. En fin, una atrocidad por la que deberían condenarme. Todo el mundo sabe que es mucho mejor usar un calcetín.

10. Soy capaz de invertir el noventa por ciento de mi tiempo laboral en distraerme. Entiéndase por distracción lo siguiente, entre muchas otras cosas que no es cuestión de confesar a estas horas de la tarde: (i) escribir cosas tan inútiles e improductivas como ésta, en éste u otro de mis blogs; (ii) buscar en Google a uno de mis amigos y/o enemigos con el único fin de leer una información que mi memoria de pez se encargará de borrar de un plumazo en menos de lo que canta un gallo; (iii) visitar as.com del orden de cuarenta y siete veces al día, y es que el mundo del deporte es, a ver que lo piense bien, ¿volátil?; (iv) verificar que hay gente que pierde el tiempo visitando las páginas en las que, de alguna u otra manera, participo; y (v) un largo etcétera de distracciones tan verdaderas o falsas como las cuatro anteriores.

16.4.08

Aleatorio

“Yo no voy a tomar esta decisión por ti,” concluyó Ramón. “No, porque carezco de toda la información.”

Yo asentí.

“¿Qué te ha pasado?”

Bajé la cabeza primero y le miré a los ojos después.

“Vete de vacaciones. Piensa en qué te ha pasado y sólo entonces podré tomar una decisión por ti,” silencio. “Si tú no lo haces antes.”

Ambos sonrieron.

“Gracias,” me levanté. “Gracias.”

Caminamos juntos hacia su despacho. Allí nos cruzamos con Boris, de quien nos despedimos fríamente. Ramón se reunió con Claudia, que había estado esperando, y se fueron. Yo me senté en mi silla y permanecí allí durante trece interminables minutos. Quise llorar.



Conducía tranquilamente mientras Sophie hablaba de su higiene facial.

Sucedía de repente, sin avisar.

“¿Sabes a qué se deben tus manchas faciales?” Interrumpí de repente.

“¿Por qué me interrumpes?” Molesta. “¿A qué?”

“A una reacción alérgica,” reí con maldad. "¡A una eyaculación!"

Me miró a los ojos, incrédula. Rompió a llorar, en silencio.

“No,” dijé yo, consciente de mi error. “No llores, lo siento.”

“¿Por qué?” Indignada.

“No lo sé, no lo sé,” mi voz.

Silencio.

Llegron a casa.

“Si no te fueras mañana…”

Sophie y Amber me acompañaron al aeropuerto.



El avión salió con retraso de Orlando y perdí mi conexión en Londres. Allí coincidí con un grupo de españoles que, como yo, deseaban llegar a casa antes de Navidad.

“Trabajo como camarero,” acento madrileño. “Estoy estudiando inglés. Estudié empresariales y, antes de casarme con mi trabajo, decidí darme una vuelta por aquí.”

“Bien,” asentí yo.

“Mi mejor amigo ha hecho lo mismo pero en lugar de a Londres se ha ido a Japón”

“¿Japón?”

“Sí, Japón.”

“¿Y eso? Siempre he sido un enamorado de Japón.”

“El padre de un amigo común tiene un bar de copas allí. Si quieres te puedo poner en contacto con él.”

“¡Claro!” sonriendo.

Escribí mi dirección de correo electrónico en una servilleta y se la di.



En el ultimo año Cesc se había comprado un coche y un piso.

“¿Cómo te va con tu novia?”

“Bien,” contestó Cesc. “¿Y tú qué?”

“Yo no soy así.”

“¿Qué quieres decir?”

“Ni yo lo sé. La vida en pareja, hoy por hoy, no está hecha para mí.”

“¿Estás sólo ahora?”

“¿Alguna vez lo he estado?” Pausa. “No me enamoro con facilidad pero me maravillo continuamente.”

Siempre había conocido a Cesc. Alto, delgado, con gafas de pasta azules y blancas. Siempre habíamos estado ahí el uno para el otro a pesar de que nuestra relación había pasado por mejores y peores momentos. Cesc siempre, o casi siempre, estaba de buen humor, dispuesto a dibujar una sonrisa en el rostro de cualquiera. Era autónomo y se dedicaba a la distribución de productos de hostelería. Su carácter era su mejor arma a la hora de enfrentarse a un cliente. Con las mujeres, por el contrario, nunca había tenido mucha suerte. Hasta ahora.

Llegaron puntuales a su cita.



Hacía tiempo que no había coincidido con Cesc, Lorenzo y Zack en la misma mesa. Lorenzo, como casi siempre, fue el responsable de la reunión.

Había conocido a Lorenzo en la universidad de forma casual gracias a los X Men. Bajo, flaco, con gafas de pasta azules. Cuando decidí estudiar astrofísica me mudé a Canarias donde, deliberadamente, decidí pasar desapercibido. Y lo consiguí, hasta que Lorenzo se fijó en mí. Lorenzo y otra muy buena amiga, Esther, me integraron. Lorenzo descubrió su homosexualidad mucho después de nuestro primer encuentro, aunque yo lo había sospechado desde un principio. Era profesor de instituto y dibujante de cómics. Todo el mundo adoraba a Lorenzo, era todo corazón.

Cenaron sobre una conversación superficial. Lamenté el distanciamiento.

Había cruzado el océano en busca de una respuesta. Respuesta que esperaba encontrar en compañía de mis amigos. Después de aquella cena, dudé. Mis amigos no compartían mi presente, ya no.

Después de cenar llegó Mónica. No la había visto desde que había roto con ella, un año antes.

Nuestra historia había sido mágica. Ella en España, yo en Estados Unidos.

“¿Fumas?” pregunté yo mientras Mónica se encendía un cigarro. “¿Desde cuándo?”

Mónica calló.

“Hace un año,” aventuró Cesc.

“Cesc,” Zack, incómodo.

“¿Qué?”

“No creo que sea el momento.”

“Comencé a fumar de nuevo después de…” aclaró ella.

Silencio incómodo.

“Me voy a dormir,” Lorenzo, oportuno.

Besé a un apagado Lorenzo en la mejilla.



“Oye,” todavía dormido.

“Dime,” Zack al otro lado del teléfono.

“Que no voy a ir, que me he dormido.”

“Ya me lo he imaginado.”

“He puesto el despertador pero no recuerdo haberlo escuchado.”

“No pasa nada. ¿Nos vemos otro día?”

“Seguro, tengo que hablar contigo.”

El Zack con el que hablaba no era el Zack que había conocido ocho años antes. Alto, fuerte, ojos verdes. Yo tampoco era el mismo que Zack había conocido entonces. Cuando lo conocí, Zack era un chico introvertido, ensimismado, tímido, cuya única preocupación era estudiar. Por aquel entonces yo sobrevivía en clase cada semana con mis ojos puestos en el viernes por la noche. Teníamos poco en común y eso fue precisiamente lo que nos unió. Decidimos aprender el uno del otro. Ahora Zack era un físico de éxito, mujeriego, extrovertido, aunque, simple, generoso, sincero.



“Hola,”

“Hola,” voz desconocida.

“¿Quién eres?”

“Noemí.”

“¡Noemí! ¡Cuánto tiempo!”

“Montse me dijo que venías a pasar la Navidad y decidí llamarte.”

“¿Cuánto hace? Ni lo sé. ¿Qué es de tu vida? ¿Sigues trabajando en el Nit d'Estiu?”

“No, no, lo dejé. Ahora soy policía,” silencio.

“Vaya.”

“¿Por qué no quedamos y nos ponemos al día?”

“¡Claro!”

Con Noemí había perdido mi virginidad en el asiento trasero de un coche mucho tiempo atrás. Hacía varios años que no coincidíamos.



Abrió la puerta. Montse. Mis ojos encontraron a los suyos y el tiempo se detuvo. Sucedía una y otra vez. Su forma de mirarme. Mi forma de mirarla. Acababa de regresar de Estambúl por lo que decidimos pasar la noche en su casa hablando de su viaje, de mi regreso, de la vida. Estaba enamorada de mí, y yo de ella. Pero nuestro amor era altruísta. Entre nosotros, no existía el después, no existía el antes, sólo el ahora, un ahora generoso, sincero, real.



Soledad. Decidí cargar un libro conmigo. No tenía nada en común con el sinfín de gente con la que me cruzaba. Familiares y conocidos que veía una vez al año y que una y otra vez me bombardeaban con las mismas preguntas inútiles. No me gustaba fingir interés. Me escodía detrás de las páginas de un libro, Zen and the Art of Motorcycle Maintenance. Cuando llegaba a casa, me seguía sintiendo solo. Infinito. Deseaba con todas mis fuerzas que alguien se percatara de ello, pero no había nadie. Nunca antes había pedido ayuda. Mis amigos venían a mí en busca de consejo y lo encontraban. Yo, nunca antes los había necesitado, no de la forma que los necesitaba ahora. Me imaginaba en frente de cada uno de ellos exponiéndoles mi situación. Ilusión. Una y otra vez esa sensación. Lágrimas invisibles.

8.4.08

infinity

to imsah

one day you realize
forevers are not forever
and only then you fall
for all those forevers you had

and only then you fall
for all those forevers you await
maybe one
maybe more
maybe none

one day you realize
you are perishable
and although neverending
infinity hides a notch
deep in your heart

only then your eyes smile back
again
as they did at dawn
and your soul dances
to the music of colors

water your gifts
with care
before they become givens
and shrivel

your eyes closed
embraced from behind
white kisses
and hope

all that
in your wrist
forever
for real

6.4.08

New Moon

So he remembered. It had to be a day like today. The Moon will not shine tonight. The Moon will not draw the shape of the bear. Without Moon, there is no bear. There is just darkness.

But then again, a New Moon is just an early announcement of yet another Full Moon, and so on...

Meanwhile, the bear, will no longer be...

5.4.08

allofasuddens

Someone told me once that allofasuddens did not exist.

- I'm stopping here.

- Are you? We're almost there.

- I can't. I'm stopping here.

- But once we're there it'll be easier.

- You go! I can't. It's hurting too much. You have my support.

- But, I don't know if I wanna go by myself, alone.

- Of course you do! Otherwise you've been wrong all this time. Within, you should find your motivation. The real one. Only then, you can enjoy everyone else's company. Including mine. I just can't.

- I'm sorry.

- I am. Let me know when you're there. I'll be waiting for the good news.

- Thank you for everything.

- No, thank you. Now, go! I'll be fine.

And they split.