18.1.06

Tres microcuentos

Uno:

Colgó el teléfono.

"Mi mujer acaba de dejarme," silencio.
"Te apetece un cigarrillo?" Una voz átona. "Pero, cuidado con las sábanas."

Su corazón estalló y ensangrentó de lágrimas sus intestinos... de repente.

Dos:

Bailó al compás de la música, cabizbaja, tímida, timorata.
Acompañó la sinceridad de sus movimientos con su mirada en todo momento, embriagado, hipnotizado, seducido.
Se detuvo un instante eterno, se miraron, se vieron, se quisieron.

Tres:

"¡¿No habrás usado ésa?!" El grito brotó de lo más profundo de su ser.
"Sí, lo siento, no aguantaba más, tranquilo, no pasa nada, ya estoy mejor," sus pupilas aún dilatadas.
"¡¡¡No!!!" Rabia incontenida, su secreto comenzó a quemarle por dentro, y ya no sólo a él.

3 comments:

safdina said...

suenan las notas, leo letras y vuelan los pensamientos...mientras el sol acaricia los sentimientos y consigues escribir vida, grácias.

noestabien said...

el cuento más corto del mundo:
"y cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí" (Augusto Monterroso)


sr no

zEke as himself said...

De uno de los maestros del microcuento en castellano, me quedo con Nulla dies sine linea:

-Envejezco mal-dijo; y se muriò.

De La letra e, Augusto Monterroso, México, Era, 1987.